Las malas noticias y los docentes.-


Como docente, no puedo más que solidarizarme con los miles de profesores despedidos en México, sufrir por mis queridos docentes salvadoreños que a diario son expuestos al asedio de las maras sin que nadie se preocupe por ellos, por los bajos salarios que tenemos los docentes en todos los países latinoamericanos, por las promesas no cumplidas a otros tantos en otros países, etc. Todos sabemos como está de mal el sector profesional de la docencia en cada uno de los países donde usted, está leyendo este articulo. Ahora, pensemos  ¿como afecta la psiquis personal y social de los docentes todas estas malas noticias?



No es raro que cada día sean menos los que se inscriben para estudiar profesorado, no hay estímulos y el quehacer profesional de los profesores está siempre en entredicho; es de dominio popular la cantidad de horas que trabajamos, las que descansamos y el excesivo tiempo de vacaciones que tenemos, así se nos juzga,nadie piensa que somos de los profesionales que nos llevamos nuestro trabajo a la casa, calificaciones, planificaciones, jornalizaciones, preparar las clases etc, es una profesión diferente con una forma de trabajo activa y visual en el aula, y pasiva oculta en el escritorio de nuestras casas. 

Otros profesionales no tienen tan auscultada su profesión no sabemos cuanto descansan, cuanto ganan por hora y como les asignan vacaciones. 

Planteado así, miles de docentes terminan cuestionándose su elección profesional, si es preferible cambiar de carrera, si vale la pena... todos los planteamientos personales, afectan su autoestima profesional y personal. Es clave que un profesional que trabaja con las generaciones que van a constituirse en el motor de un país sean personas estables emocionalmente, cosa que se ve difícil a partir de la enorme presión social a la que somos sometidos.

Y no me siento feliz cuando mis amistades dicen "todos los profesores son una bola de inconformes, haraganes... tu no ehh", me duelen igual porque sé perfectamente que es lo que piensan tambien de mi. 

Decirle a usted querido colega, que las cosas van a cambiar, no es cierto ni válido, nuestra profesión nación en la antigüedad a manos de esclavos quienes "educaban" a los hijos de los pudientes,eran esclavos y no recibían ni pago, ni reconocimiento por ello, en la actualidad la modalidad laboral cambió, pero muchas otras cosas no.

Socialmente los profesionales docentes somos vistos como profesionales de segunda en relación a médicos o abogados, psicológicamente estamos muy afectados  y personalmente cada uno lleva dentro una crisis existencial que no tendrá fin, porque cada administración gubernamental nos utiliza, para dar ejemplo, para llamar la atención o para desviarla. 

Cuidemos de manera particular nuestra psiquis, que no nos afecte lo que pasa en el mundo, en el país en mi centro de trabajo, esto fue lo que elegimos, nos toca llevarlo con respeto ese que nadie nos da, lo debemos rescatar a diario cada uno en su quehacer profesional. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Nos sigues en Instagram?

@soydocenteblog